Cómo EDEM cerró más de 300 prácticas de estudiantes en un verano atípico

Entre marzo y junio toda España tuvo que lidiar con serios problemas causados por el Covid-19. Lo mismo sucedió en EDEM con la gestión de las prácticas de sus estudiantes. Descubre cómo pudimos sortear todas las dificultades para seguir apostando por la empleabilidad de los alumnos.

A pesar de la situación extraordinaria provocada por el Covid-19, que afectó al sector educativo español a todos los niveles, desde el Departamento de Relaciones con Empresas y Empleabilidad (DREE) de EDEM hemos puesto todos nuestros esfuerzos para garantizar las prácticas y que todos los alumnos puedan vivir de cerca la realidad empresarial, una de las máximas de nuestros Grados y Masters.

En cuanto las circunstancias lo permitieron, se gestionaron un total de 300 prácticas bajo el estricto seguimiento de los protocolos sanitarios y de seguridad necesarios para que los estudiantes pudiesen incorporase a las empresas con plenas garantías y un buen aprovechamiento de la experiencia.

Instalaciones de EDEM

Prácticas paralizadas

El 15 de marzo supuso un antes y un después para millones de españoles y empresas, incluido el DREE. El confinamiento súbito de la población golpeó directamente a las empresas, las cuales, excepto las dedicadas a actividades esenciales, enviaron sus empleados a sus domicilios por orden del Gobierno.

En el momento preciso del confinamiento, en el DREE estábamos en plena gestión de prácticas de los estudiantes de EDEM y todas aquellas que acababan de iniciarse se tuvieron que detener en seco con unas consecuencias inmediatas y drásticas:

  • Las prácticas de 4º del Grado ADE e Ingeniería y Gestión Empresarial (IGE).
  • Las prácticas del Master SAP S/4HANA Sales & SAP Retail.
  • Las prácticas del MBA Junior.
  • Las prácticas de los masters en Marketing y Venta Digital y en Data Analytics para la Empresa, que se realizan a lo largo de todo el curso académico.

A eso se añadió que tanto la Universitat de València (UV) como la Universitat Politècnica de València (UPV) establecieron que las prácticas de sus estudiantes se paralizaban a excepción de las que se pudieran continuar a través del teletrabajo.

En pleno confinamiento, nuestros estudiantes en prácticas tan solo podían teletrabajar

Al ser los grados en ADE e IGE y el MBA Junior títulos propios de esas universidades, tuvimos que adaptarnos a sus requerimientos, llamando a todas las empresas una por una que acogían estudiantes en prácticas para avisar sobre lo sucedido. En total, fueron afectados más de 80 prácticas.

Por otro lado, nuestro equipo comenzaba las gestiones del programa de prácticas de verano que engloba a los estudiantes de todos los cursos del Grado en ADE y Grado IGE. En su conjunto suponen alrededor de 300 plazas de prácticas. Lo tuvimos que parar todo ante la gran incertidumbre del futuro.

Cómo EDEM cerró más de 300 prácticas de estudiantes en un verano atípico

Problemas en las empresas

De repente, la gran mayoría de las empresas de España y, por lo tanto, de las organizaciones con las que teníamos acuerdos para enviar estudiantes en prácticas, se toparon con un escenario inesperado. Una situación que les impedía acoger a alumnos por varias razones:

  1. Estaban teletrabajando. Habitualmente se necesita una persona que acompañe en la formación y tutorización al estudiante durante su trayectoria de prácticas, que enriquece su experiencia global. Al estar todos los trabajadores conectados online, esta posibilidad había desaparecido. Existía una gran incertidumbre al no saber cuándo se podría volver a trabajar a la empresa.
  2. La empresa se ve seriamente afectada por la crisis, lo que le había generado dificultades económicas. A través de las prácticas, los estudiantes tienen la posibilidad ganar una ayuda al estudio para hacer frente al pago de sus matrículas, otro aspecto que se había dificultado.
  3. Prudencia e incertidumbre. A estas empresas quizás los efectos del confinamiento no les afectaba enormemente a su actividad, que seguía con cierta normalidad, pero no querían “arriesgarse” a recibir estudiantes en prácticas por si más adelante el escenario económico se complicaba aún más.
Departamento de Relaciones con Empresas y Empleabilidad de EDEM
Los miembros del Departamento de Relaciones con las Empresas y Empleabilidad de EDEM, reunidos con Hortensia Roig para analizar la estrategia a adoptar

Plan de choque en el DREE

Desde el DREE nos pusimos manos a la obra para resolver este escenario, muy complicado de partida.

En primer lugar, con los alumnos con las prácticas paralizadas. En cuanto las autoridades lo permitieron, los alumnos pudieron retomar sus prácticas presencialmente o en remoto. En aquellos casos que la continuidad se hizo imposible, buscamos otras alternativas de empresas de prácticas. :En el caso de los 11 alumnos de 4º de ADE se resolvió su situación, incluso buscándoles nuevas empresas.

Pero el gran reto que teníamos en el DREE eran los casi 300 estudiantes de grado esperando a sus empresas de prácticas de verano

Entre marzo y junio, en pleno confinamiento, y acostumbrándonos al teletrabajo y a las nuevas herramientas de gestión online, todo el equipo del DREE planteamos distintos escenarios de actuación para poder garantizar una gran cantidad de prácticas en un contexto difícil para las empresas y con total incertidumbre para el futuro.

Empresas con las que trabajamos habitualmente nos decían con todo su pesar que este verano no podríamos contar con ellas, lo que nos limitaba enormemente nuestro margen de maniobra.

Además, una de las fortalezas del programa de prácticas de verano son los destinos internacionales dentro y fuera de Europa, que también desaparecieron con el cierre de las fronteras entre los países.

Nada parecía facilitar esta compleja situación.

¿Cómo resolvimos esta situación?

Con varios escenarios de actuación sobre la mesa, pudimos plantear soluciones que garantizaban la experiencia laboral y plena seguridad sanitaria de nuestros estudiantes.

1. Se garantizó la seguridad del estudiante

En este escenario, con el Covid-19 golpeando fuertemente, una de las primeras decisiones que tomamos fue dar la seguridad necesaria a los estudiantes y a sus padres. Por ello, se contrató un seguro adicional para el Covid-19 que cubre la hospitalización para todos los alumnos en prácticas.

2. Se flexibilizaron criterios

La rigidez en este contexto no era buena compañera, por lo que se fomentaron otras alternativas de labrar el futuro laboral de los estudiantes: convalidación de contratos laborales de alumnos que ya estaban trabajado durante el curso académico y presentación de autopracticum. Es decir, el estudiante es quien se busca la empresa por su cuenta, en base a sus inquietudes profesionales y criterios geográficos. Hay que tener en cuenta que este punto es importante, ya que no se sabía si la movilidad iba a estar restringida.

3. Se multiplicaron las gestiones con empresas

Mantuvimos reuniones en Teams y llamadas con más de 300 empresas, preguntando por su situación y viendo la posibilidad de abrir una colaboración en prácticas en estas circunstancias tan atípicas. Aquí hemos sientido un gran apoyo por empresas muy cercanas a EDEM: Patronos, Miembros y organizaciones de la Asociación Valenciana de Empresarios. Al final, más de 120 empresas acabaron acogiendo estudiantes de grado de EDEM.

Trabajadores en Alberta Norweg
Alberta Norweg ha acogido a alumnos de EDEM en prácticas.

4. Se resolvieron los problemas de última hora

Cuando pensamos que ya habíamos completado nuestro gran reto de este verano, salió publicada una disposición de la Generalitat que establecía que si una empresa estaba afectada por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) o Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) se anulaba la posibilidad de acoger estudiantes en prácticas. Así, tuvimos que asegurarnos de nuevo que todos nuestros colaboradores cumpliesen con el nuevo reglamento.

Resultados

Este trabajo a contrarreloj llevado a cabo desde el DREE ha tenido sus frutos: todos los estudiantes de Grados y Masters, casi 450 alumnos, han podido realizar sus prácticas en una empresa en el curso académico 2019-2020.

Lo fácil hubiera sido relajar nuestra fuerte apuesta por las prácticas y reducir su número, como ha sucedido en otros centros educativos. Pero desde EDEM teníamos claro que era esencial mantener las prácticas.

En EDEM teníamos claro que era fundamental mantener las prácticas

Si de normal consideramos clave que un alumno puesta estar un tiempo trabajando en una empresa obteniendo una experiencia que nunca se podrá lograr en un aula, más importante lo es precisamente en un contexto como el actual.

Estamos convencidos de que los estudiantes de EDEM van a obtener en sus prácticas de este verano de 2020 una gran experiencia que les marcará en lo profesional y en lo personal.

CTA

Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter

No te pierdas nada

Informarte que al dejarnos tu email estás consintiendo expresamente a que EDEM Escuela de empresarios te envíe correos con información sobre el mundo formativo y del emprendimiento (noticias, consejos, formaciones, etc.), así como de los eventos que se realicen en Marina de Empresas. Puedes ejercitar tus derechos a través de dpo@edem.es. También puede reclamar a la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Para más información sobre el tratamiento y tus derechos accede aquí.