×

Expedición al futuro de tu empresa familiar

Es muy importante tener claro que la familia se gestiona y la empresa se dirige. Con esto en mente, podemos empezar a ver qué hace que estas empresas consigan pasar de generación en generación. Separar la familia de la empresa a partir del entendimiento de los retos principales que tienen que no son distintos sino paralelos.

Contenido

BMW, Lego, Ikea, Kikkoman, Zara, Mercadona, Walmart, Estrella Galicia, Osborne, Michelin, Ferrero Rocher, Tous… ¿te suenan?

Todas ellas tienen detrás suyo una historia empresarial y familiar. Han sabido compaginar la creación de valor a través de las distintas generaciones y la adaptación a las condiciones del mercado que en cada generación les ha tocado vivir. Estas empresas familiares viven en una constante expedición o viaje al futuro. Trabajan para bastantes más cosas que para ganar simplemente dinero. El dinero suele ser importante, pero no lo más importante.

¿Qué otras cosas son importantes llevarse en una expedición al futuro?

¿Qué hace tan especiales a este tipo de empresas?

Estas empresas son tan especiales porque tienen una visión a largo plazo, por su sentido de pertenencia, por sus valores, su esfuerzo de reinversión, por la agilidad a la hora de tomar decisiones, por la proximidad a clientes y proveedores y por la propia base familiar.

Pero, no todo es un camino de rosas. También tienen debilidades. Entre estas podemos enumerar las siguientes: la poca diferenciación entre aquello que es familia de aquello que es empresa; cómo se toman las decisiones o ciertas decisiones; la implicación de las siguientes generaciones; el modelo de gestión.

Es muy importante tener claro que la familia se gestiona y la empresa se dirige. Con esto en mente, podemos empezar a ver qué hace que estas empresas consigan pasar de generación en generación. Separar la familia de la empresa a partir del entendimiento de los retos principales que tienen que no son distintos sino paralelos.

El primer reto: gestionar a la familia

  • Gestionar a la familia a través de sus propios cambios. Es decir, cuantos más miembros tengamos en la familia más complicado es ponerse de acuerdo en qué queremos de la empresa. No es lo mismo una familia nuclear (padres + hijos) que hermanos y primos donde el número creciente de integrantes hace que sea más difícil coordinarse desde la voluntad individual de cada uno.
  • Gestionar las acciones representativas de la propiedad en manos de la familia es colectivizar un problema que antes resolvía un solo fundador/a.
  • Gestionar el papel de las siguientes generaciones de la familia para profundizar en la aportación de valor a la empresa.
  • Gestionar el transito generacional a través de la construcción de un consejo de familia adecuado a la realidad.
  • Toda gestión se fundamenta en seguir una dirección: a dónde vamos cómo familia empresaria. Cuál es nuestro Plan Estratégico Familiar.

Segundo reto: dirigir la empresa

  • Dirigir la empresa a través de la constante adaptación a los cambios del mercado. Es decir, cómo somos capaces de impulsar desde la adecuada gestión de la familia empresaria, las necesidades de la empresa sin que ello suponga “ponerles palos a las ruedas”. Dejar que la empresa fluya y no se convierta en el “elefante en el salón”.
  • La empresa se dirige a través de un modelo de liderazgo propio. El management o administración de algo (en este caso, un sistema empresarial) requiere de una cultura que habitualmente tiene su origen en el fundador/a. Esa cultura o forma de dirigir nace de la propia forma de ser de la familia.
  • La estrategia empresarial y familiar coinciden cuando el fundador/a inicia su andadura, pero al transitar hacia otras generaciones, ya no es lo mismo.

¿Por qué hablamos de expedición?

Para realizar la expedición (la preparación de la continuidad de la empresa familiar) y el viaje (el tránsito durante los cambios en la familia y en la empresa que facilitan su continuidad) debemos ser capaces de entender por qué queremos hacer este viaje, quién quiere realizarlo, cómo debemos planificar la expedición: qué prevalecerá, qué tenemos que llevar y qué no debemos llevar, quién la dirigirá, quién hará qué, cómo tomaremos las decisiones antes, durante y después de la expedición.

Durante el viaje se desarrollarán distintas etapas, cada una muy distinta, con momentos de sol y calor, de lluvia y frío que deberemos saber soportar y disfrutar.

Un viaje puede llegar a ser incómodo, incluso dar pereza.

En muchas ocasiones surge siempre la pregunta de “por qué hacemos esto o lo otro con lo bien y cómodo que estamos”; pero esa es la trampa.

Manuel Pavon Ph.D.

No moverse, no explorar, no preguntarse el porqué nos lleva a la apatía, la falta de esfuerzo y compromiso y, si eres miembro de una familia empresaria, al deterioro y, finalmente, a vender para que crezca otro.     

¿Cómo preparo la expedición?

La clave es la formación. Una formación en la que se aprende todo lo que una empresa familiar necesita: qué hay que hacer, qué no hay que hacer y, sobre todo, con la aportación de las experiencias vividas por otras familias que nos explican sus casos y experiencias.

Además, con el programa de Gestión de Éxito para Familias Empresarias podrás llevarte una visión general y la experiencia de compartir y convivir con otros miembros de familias empresarias como tú. 

CTA
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter

No te pierdas nada

Informarte que al dejarnos tu email estás consintiendo expresamente a que EDEM Escuela de empresarios te envíe correos con información sobre el mundo formativo y del emprendimiento (noticias, consejos, formaciones, etc.), así como de los eventos que se realicen en Marina de Empresas. Puedes ejercitar tus derechos a través de dpo@edem.es. También puede reclamar a la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Para más información sobre el tratamiento y tus derechos accede aquí.