Resiliencia y coronavirus: lecciones para la empresa

En momentos de crisis como la del coronavirus, la resiliencia se convierte casi en un súper poder. Felipe Quintana nos explica las claves para trabajar esta habilidad y adaptarnos con más facilidad a situaciones complicadas.

Felipe Quintana, profesor especializado en Dirección de Operaciones, Supply Chain Management, Marketing, Estrategia, Lean Thinking y Gestión de la Experiencia de Cliente y formador de formadores de educación superior, ha impartido un webinar online gratuito en el que nos ha dado las claves para desarrollar nuestra resiliencia con éxito en esta época marcada por la crisis del coronavirus.

¿Qué es la resiliencia y dónde se aplica?

Decimos que una persona es resiliente cuando tiene la capacidad de recuperarse en un momento difícil.

La resiliencia es la capacidad de reponerse a una situación adversa con éxito

La resiliencia es una capacidad que puede aplicarse a diferentes ámbitos:

Resiliencia aplicada a un material

El concepto empezó con la resistencia material.

Se dice que los materiales son resilientes mientras que se enfrentan a una fuerza externa y recuperan su estado natural sin deformarse.

Resiliencia y coronavirus lecciones para la empresa
El bambú es una planta caracterizada por su resiliencia.

Resiliencia aplicada a un país

También se puede trasladar a un país.

Podríamos afirmar que Japón es un país muy resiliente porque se ha sabido reponer antes momentos adversos como la Segunda Guerra Mundial o los diferentes accidentes meteorológicos.

También China es un país resiliente, y así lo ha demostrado durante la crisis del coronavirus adaptándose con disciplina y resiliencia (seguramente motivada por aspectos culturas y políticos) a la nueva situación.

Resiliencia aplicada a una empresa

Y por supuesto, la resiliencia se puede entender como una habilidad directiva.

Una organización se convierte en resiliente cuando es capaz de afrontar una situación de choque, recuperar la normalidad y garantizar la continuidad de su negocio.

El 74% de las empresas han afrontado alguna disrupción con origen externo a su negocio antes del coronavirus

Muchas empresas que conocen la importancia de tener una organización resiliente y han desarrollado departamentos de gestión de riesgos que se dedican a identificar posibles amenazas, tanto conocidas como desconocidas (como es el caso de una pandemia como el coronavirus).

Pero las empresas resilientes no solamente se dedican a crear planes de contingencia, sino que construyen empresas flexibles con una potente cultura organizacional que son capaces de adaptarse a momentos disruptivos.

3 claves para construir una empresa resiliente

Hay 3 elementos fundamentales para construir una organización resiliente:

1. Flexibilidad

Aunque pueda parecer lo contrario, la flexibilidad la conseguimos si estandarizamos y definimos procesos, y además formamos a nuestros empleados y desarrollamos una cadena de suministro flexible con nuestros proveedores.

2. Redundancia

Algunos ejemplos de redundancia es nuestra empresa que mejoraría nuestra resiliencia serían:

  • Tener un backup de nuestro sistema informático.
  • Tener inventario extra.
  • Trabajar con una estrategia de multiproveedores que nos ayude a aumentar nuestra capacidad de adaptación desde una perspectiva de lean management.

3. Cultura

Una cultura empresarial que favorezca la resiliencia tiene 3 principales característica:

  • Empoderamiento de los trabajadores
  • Pasión por el trabajo
  • Comunicación y transparencia tanto interna como externa hacia los clientes. Estas dos características son claves para afrontar momentos disruptivos pues nos ayudan a crear sinergias y desarrollar otras habilidades.

El framework de una empresa resiliente

El marco de actuación de una organización resiliente está compuesto por 12 áreas principales:

Marco de actuación de una empresa resiliente
Marco de actuación de una empresa resiliente
Fuente: https://www.build-resilience.org/
  1. Continuidad de las operaciones.
  2. Comunicación de crisis.
  3. Entornos críticos.
  4. Salud financiera.
  5. Gestión de los recursos humanos.
  6. Continuidad del sistema de información y comunicación (ICT).
  7. Tiempo de respuesta ante accidentes.
  8. Seguridad de la información.
  9. Legalidad, auditoría y compliance.
  10. Comportamiento organizacional.
  11. Gestión del riesgo.
  12. Resiliencia de la cadena de suministro.

¿Con qué otras características se relaciona la resiliencia?

Así mismo, la resiliencia va muy unida a otras características como:

  1. La capacidad de innovación de la empresa para buscar nuevas soluciones.
  2. El modelo de gestión de proveedores.
  3. La trazabilidad de nuestros productos nos permitirá localizar rápidamente el punto de fricción y solventar el problema.
  4. La sostenibilidad comparte muchas características en común con la resiliencia. Muchos expertos afirman que la crisis del coronavirus va a acelerar todas las medidas en torno al cambio climático que hasta ahora no se estaban abordando.

Resiliencia y coronavirus: cómo salir fortalecido de una crisis

Al fin y al cabo, la resiliencia no es más que la capacidad para venirse arriba en momentos complicados.

¿Pero sabías que hay empresas que salen fortalecidas de momentos de crisis? Esto es posible gracias a la antifragilidad de estos negocios.

Antifragilidad

La antifragilidad es un concepto creado por Nassim Nicholas Taleb que se conoce como la habilidad de salir fortalecido después de superar un momento de crisis.

Gráfico antigragilidad
Gráfico antifragilidad
Fuente: www.medium.com

Si lo trasladamos a una contexto sanitario, un ejemplo de antifragilidad es el funcionamiento de nuestro sistema inmune. Gracias a él, cuando superamos un virus, creamos anticuerpos que nos hacen mucho más fuertes que antes.

Silos management, la criptonita de la resiliencia

El gran enemigo de la resiliencia tiene un nombre: los silos.

Se conoce a los silos de una empresa como una visión organizacional en la que cada departamento funciona de manera independiente frente al trabajo colaborativo.  

Las empresas cuyos distintos departamentos actúen de forma independiente (silos) nunca podrán ser resilientes

Como es de esperar, en organizaciones con silos, cualquier plan de contigencia o análisis de posibles riesgos no va a fluir correctamente. Por ello, para construir una empresa resiliente, el primer paso será destruir todos los silos existentes.

¿Cómo romper silos y desarrollar la resiliencia? Si queremos deshacernos de los silos y trabajar la resiliencia de nuestra empresa, lo podremos hacer través del modelo de las 5 CS:

  • Comunicación.
  • Confianza.
  • Coordinación.
  • Cooperación.
  • Conocimiento mutuo: conocer qué hacen otras áreas de la empresa.

Las habilidades directivas, un superpoder

Hemos visto cómo la resiliencia puede ayudarnos enormemente en crisis como la del coronavirus.

Cuando nos enfrentamos a situaciones incómodas, adversas, difíciles o simplemente diferentes a los cotidiano, podemos sentirnos vulnerables.

Es entonces cuando buscamos dentro de nosotros y sacamos lo mejor que tenemos para afrontarlas.

Y si bien los conocimientos son fundamentales, las habilidades directivas como la resiliencia, pero también el trabajo en equipo, el autocontrol, el optimismo o la gestión de las emociones, serán nuestro mayor poder.

Si quieres ampliar información sobre ello, conoce cuáles son las habilidades directivas necesarias para la gestión de empresas.

CTA
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter

No te pierdas nada

Informarte que al dejarnos tu email estás consintiendo expresamente a que EDEM Escuela de empresarios te envíe correos con información sobre el mundo formativo y del emprendimiento (noticias, consejos, formaciones, etc.), así como de los eventos que se realicen en Marina de Empresas. Puedes ejercitar tus derechos a través de dpo@edem.es. También puede reclamar a la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Para más información sobre el tratamiento y tus derechos accede aquí.