La guerra del streaming continúa: Netflix vs Disney+

Disney+, plataforma de streaming fundada en 2019, ha logrado en tan solo en un par de años convertirse en una seria amenaza para Netflix, la número 1 del mundo.

Contenido

Ni Amazon Prime ni HBO. Cada vez parece más claro que los dos grandes contendientes al trono del streaming mundial serán Netflix, que actualmente ocupa el primer puesto en la lista por número de suscriptores, con 217 millones, y Disney+, que aunque actualmente tan solo tiene 144 millones, está escalando lugares más rápido que ningún otro enemigo.

Además, Disney cuenta con un arma secreta: sus parques de atracciones. Algo que, igual que su capacidad de mantener entretenidos a los más pequeños de la casa, puede ser un game changer en esta guerra.

Netflix y Disney+: misma lucha, distintos orígenes

La historia de ambas compañías es totalmente distinta.

Netflix, de alquilar DVDs por correo a la hegemonía

Netflix nació en 1997 con un servicio basado en el alquiler de DVDs por correo, como gran competidor a la hegemonía alcanzada por Blockbuster en los años noventa. Negocio que viraría allá por el año 2008 hasta convertirse en la plataforma de streaming que conocemos hoy en día.

Desde entonces ha ido sumando poco a poco suscriptores por todo el mundo, hasta convertirse en la gran empresa líder del sector que conocemos actualmente.

Disney-Plus

Disney+, crecimiento vertiginoso

Por su parte, Disney+ fue lanzada en noviembre de 2019, hace apenas dos años, con una previsión de suscriptores de entre 60 y 90 millones en cinco años.

No obstante, Disney+ alcanzó los 95 millones de suscriptores en enero de 2021, logrando así sus objetivos tres años antes de lo previsto.

¿Se producirá el sorpasso?

Es por ello que los expertos en la materia se están comenzando a preguntar si Disney+ superará en algún momento a Netflix, y si fuera el caso, cuándo.

Un informe de Digital TV Research parece haber dado con la clave. Será en tan solo cuatro años, es decir, en el año 2025. Es en ese momento cuando la cifra de suscriptores de Disney+ alcanzaría los 284 millones en todo el mundo (frente a los 144 millones actuales: +140millones). Netflix, por su parte, tendría “tan solo” 270 millones (frente a los 217 millones actuales: +53 millones).

Además, según este estudio, para ese momento un 43% del total de los suscriptores de Disney+ se encontrarán en tan solo 13 países asiáticos (aunque en este caso bajo su marca comercial para el continente: Hotstar), algo que nos puede hacer adivinar el cambio de registro o atención hacia estos países que veremos en los próximos años.

Amazon-Prime-Video

El caso de Amazon Prime: les sigue muy de cerca, pero no es fácil calcular sus cifras

En la tercera posición se encontraría Amazon Prime, con 243 millones de usuarios. Puede parecer una cifra baja, pero implicaría un gran salto en lo que a usuarios reales se refiere respecto a los que registra hoy en día.

Y es que, aunque la compañía de Jeff Bezos confirmó hace poco la cifra de 200 millones de abonados a su servicio Prime, es importante conocer que tener contratado Amazon Prime para tener envíos gratuitos, no implica necesariamente que también se vean contenidos de Amazon Prime Video.

Por lo que, técnicamente, tendría muchos menos usuarios reales de lo que en verdad aparenta, en concreto cerca de un 50% menos, es decir, alrededor de 100 millones según la revista Forbes.

HBO y Apple TV, las grandes perjudicadas

A continuación, se situarían:

  • Tencent (compañía china), con 98 millones de usuarios.
  • iQiyi (también china), con 77 millones.
  • HBO, con 76 millones.
  • Apple TV, con tan solo 35 millones.

Se confirma de esta manera el gran fracaso de HBO y Apple TV en esta lucha, las cuales serían las más perjudicadas, con incluso un descenso o estancamiento del número actual de suscriptores.

Tres noticias negativas para el precio de la acción de Disney

Sin embargo, y centrándonos en el presente, parece que a día de hoy Disney+ está encontrando algún que otro bache en el camino a la hora de alcanzar estas cifras.

1. Pinchazo de ‘Eternals’

El primero se centra en Eternals, la última gran producción de Disney que cuenta con Angelina Jolie como gran reclamo, la cual está recibiendo una débil aceptación del público en taquilla. Se demuestra así que, a veces, incluso los superhéroes de Marvel pueden no ser suficientes para solucionar algunos problemas.

De hecho, en su segundo fin de semana ha recaudado aproximadamente 27 millones de dólares, frente a los 71 millones alcanzados el fin de semana de su lanzamiento (5 de noviembre) según informó la firma especializada Exhibitor Relations. Se trata de una de las caídas más grandes en un segundo fin de semana para la historia de Marvel.

2. Reducción de las ganancias

En segundo lugar, la compañía anunció una reducción de sus ganancias en su tercer trimestre, lo cual hizo bajar drásticamente el precio de la acción de Disney.

De momento un 15%, pasando de los 185$ alcanzados en el mes de septiembre, a los 155$ de finales de noviembre, y bajando.

3. Descenso en el ritmo de obtención de suscriptores

Por último, para terminar con esta espiral de malas noticias, el estudio más grande de Hollywood reveló que su servicio de transmisión Disney+ agregó a tan solo 2,1 millones de suscriptores durante su último trimestre, la mitad que Netflix, su mayor rival.

Esto provocó una caída del precio de la acción del 8%, contribuyendo, de este modo, a la bajada del 15% mencionada anteriormente.

Posible recuperación de Disney+

Sin embargo, parece que el problema de Disney+ no viene dado tanto por la falta de confianza de sus usuarios, sino por la falta puntual de contenido de transmisión nuevo.

Contenidos

La compañía espera solucionarlo anunciando un bombardeo de proyectos para su plataforma de streaming.

Disney va a aprovechar su profundo pozo de propiedad intelectual, desde Star Wars (adquirida el 30 de octubre de 2012 por 5.000 millones de dólares) hasta Marvel (adquirida el 1 de enero de 2010 por 4.000 millones de dólares), pasando por Pixar (adquirida el 24 de enero de 2006 por 7.400 millones de dólares).

Disneyland

Parques temáticos

Asimismo, con el objetivo de no perder su lucha particular con Netflix, Disney está probando con un arma hasta ahora no contemplada al dar a sus suscriptores otros beneficios como la entrada a sus parques temáticos antes de la hora de apertura oficial. Algo que, como podrán imaginar, cualquier niño desearía.

Un recordatorio de que, en la guerra del streaming, el estudio puede aprovechar activos físicos que sus rivales no tienen. En una especie de multicanalidad. Intentando ofrecer su metaverso particular a través de sus parques, donde de momento, sí se consigue una inmersión total con sus protagonistas, princesas, películas y universo Disney.

Y no es baladí pues que, por ejemplo, Disneyland París se considera la mayor atracción turística de Europa por número de visitantes, por encima de la torre Eiffel y el Louvre juntos.

Capacidad de entretenimiento

La tercera munición que utiliza Disney, porque lo sabe, es su capacidad para tener entretenidos a los más pequeños de la casa. Algo que se considera esencial.

Lo dice Maslow a través de su pirámide de necesidades, donde tener entretenidos (y en silencio) a los hijos pequeños se considera casi como una necesidad básica. La segunda más importante de un total de cinco. La que asegura la paz y la salud mental de muchos.

Pero no solo lo dice la teoría, también lo dicen los datos empíricos registrados durante la pandemia, con una media de casi 20 millones de suscriptores nuevos cada trimestre. Cuando no podíamos salir. Cuando estábamos en casa. Cuando teníamos que sobrevivir al teletrabajo.

netflix vs disney
Incremento de suscriptores globales por trimestre. Fuente: The Economist, obtenido a través de informes corporativos de las compañías.

La guerra futura del streaming

La guerra futura entre estas dos plataformas será bastante dicotómica. Disney se centrará en sus grandes buques insignia, en sus parques temáticos, y en su relevancia y magia a la hora de captar la atención de los más pequeños (y los no tanto).

Sin embargo, Netflix buscará más una estrategia a corto plazo o de postureo, intentando cubrir unas necesidades mucho menos básicas, con grandes lanzamientos, como La casa de papel o Gambito de dama, que hagan picar al cliente en el anzuelo. Para alardear de ello. Para poder estar a la última.

la casa de papel

Utilizará su algoritmo al máximo a la hora de exprimir los gustos de la persona que tiene enfrente (conociendo, por ejemplo, el tipo de series que le gustan, el nivel de violencia o acción que desea, los directores o actores que más le llaman la atención…).

Así personaliza y maximiza su experiencia, enseñando una u otra foto en la miniatura de la serie que está pensando en ver o mostrando un tráiler u otro (para que parezca de amor o de acción, lo que más le guste). Incluso, desarrollando proyectos que responden a grandes gustos o tendencias de la audiencia.

“Los monos rojos y verdes de La casa de papel y El juego del calamar no parecen ser una simple coincidencia”

Asimismo, en un sector que no para de crecer, con lanzamientos de nuevas plataformas de streaming cada año, será clave conocer el número máximo de suscripciones por los que una misma persona o familia estaría dispuesta a pagar.

Es por ello por lo que en el futuro seguramente veremos muchas más fusiones y adquisiciones, además de estrategias para conseguir cubrir determinados nichos de mercado.

Su suerte, dependerá de nuestros gustos. O de cómo consigan conocernos. ¿Quién ganará?

CTA
Compartir en telegram
Compartir en facebook
Compartir en twitter

No te pierdas nada

Informarte que al dejarnos tu email estás consintiendo expresamente a que EDEM Escuela de empresarios te envíe correos con información sobre el mundo formativo y del emprendimiento (noticias, consejos, formaciones, etc.), así como de los eventos que se realicen en Marina de Empresas. Puedes ejercitar tus derechos a través de dpo@edem.es. También puede reclamar a la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Para más información sobre el tratamiento y tus derechos accede aquí.